Comparte este post 

LA HINCHADA – LA 12


El otro día, mientras trataba de explicar el rol fundamental de los accionistas en una empresa familiar, me vino a la mente la imagen de la hinchada de Boca Juniors. La hinchada es conocida como la 12, el último jugador! Al igual que en un club de fútbol, en una empresa familiar, la composición y participación de los miembros cambia con el tiempo.

A medida que pasan las generaciones, no todos los familiares están involucrados directamente en la empresa. Algunos son accionistas y directores, otros son accionistas, directores y gestores, y hay quienes, siguiendo su vocación, no tienen una vinculación estrecha con la empresa. Sin embargo, el rol de estos últimos, aquellos que son accionistas y no están en el día a día de la empresa ni participan de la toma de decisiones, sigue siendo absolutamente relevante.

Imagina jugar un partido o dirigir a los jugadores con el respaldo de una hinchada apasionada y comprometida. Es muy diferente a hacerlo sintiendo cuestionamientos, falta de interés e incluso desconfianza desde las gradas. Este apoyo, aunque no siempre visible, es vital para el desempeño y la moral del equipo.

Una de las claves para asegurar la continuidad de la empresa familiar es involucrar a todos los accionistas, incluso a aquellos que no participan activamente en la gestión diaria. Es esencial que los accionistas se desarrollen y se PREPAREN para la responsabilidad que les toca «jugar».

TODOS pueden aportar valor si se crea un ambiente que favorezca el respeto, la inclusión, el desarrollo individual y la participación activa.

La diversidad de perspectivas es maravillosa, y el conflicto, cuando se gestiona adecuadamente, es fundamental para el crecimiento.

Un entorno que promueva el respeto, la comunicación, la participación y el entendimiento mutuo permitirá a cada miembro contribuir de manera significativa al éxito y la continuidad de la empresa familiar.

Dra. Jacqueline Schwartz, CFBA, TEP, Consultora de Empresas Familiares.

Para seguir leyendo…