La búsqueda de sentido

Comparte este post 

La búsqueda de sentido

Ser dueño de una empresa no es para cualquiera. Implica asumir riesgos, definir estrategias, dedicar horas y horas que muchas veces no son remuneradas.

Cuando la empresa es familiar, todavía es más complejo. A las dificultades propias de ser empresario, se le suma las complejidades que implican tener de socio a mi hermano, o de jefe a mi padre.

Poder separar el ámbito familiar del ámbito empresarial para lograr el éxito empresarial es clave. Pero no basta con esto.

De esta manera, las familias deben preguntarse ¿por qué quiero participar de la empresa familiar? ¿Cuál es el sentido de seguir juntos?

Víctor Frankl, neurólogo, psiquiatra y sobreviviente del holocausto, en su libro “La búsqueda del sentido” menciona que lo que realmente motiva a las personas es la búsqueda de un sentido de vida. Y pienso que aplica muy bien a las familias empresarias.

¿Pero cómo lograrlo?

El primer paso es generar instancias de diálogo. Crear espacios seguros en donde la familia pueda detenerse a pensar cómo llegaron hasta allí, cuales fueron los desafíos que sortearon, cuáles son los valores que se desprenden de esas “historias familiares” puede ser un gran comienzo de la búsqueda del sentido.

En mi experiencia, aquellas familias que dedican tiempo a pensar y luego CONSTRUIR un propósito, en donde los miembros estén involucrados, en donde la siguiente generación pueda ilusionarse con un futuro, tendrán más posibilidades de lograr la trascendencia del legado familiar.

Y por sobre todas las cosas, y de lo que habla también Frankl en su obra, es de la libertad. Debemos ayudar a las familias a trabajar en la libertad.  En la medida en que todos los miembros sean libres de elegir su futuro y manifestar sus intereses, podrán construir un proyecto familiar que sea posible y respetuoso de la familia y de sus miembros.

Todos los miembros de la familia empresaria deben conocer y compartir el propósito y los objetivos de la familia. Solo de esta manera se logra ir en la misma dirección, aumentando la motivación y el compromiso de los miembros, tanto de la familia como de la empresa.

Para seguir leyendo…